Interesante el artículo sobre las 40 cosas que hay que saber sobre la tecnología de los próximos 40 años  .  Coches gratis asociados al consumo, edificios de barro, enegía aprovechada de los movimientos humanos….. todo muy bien, pero se olvidan del mayor avance de todos en cuanto a importancia y trascendencia: La programación de la conciencia de sí mismas en máquinas.

Si ya son más agiles, más fuertes o más precisas que los humanos, ¿podrán llegar algún dia a dominarnos? ¿serán capaces de reproducirse a partir de sus propios materiales? La respuestá podría estar más cerca de lo que pensamos:

En este video, Hod Lipson, ingeniero en Robótica de la Universidad de Cornell, explica cómo a día de hoy ya existen máquinas que se analizan a sí mismas y son capaces de diseñarse con un fin establecido, como la locomoción. A partir de esta propia imagen creada son capaces de evolucionar y desarrollarse.

Según Lipson, “Hay que abandonar esa idea de diseñar máquinas manualmente”. ya que para conseguir que los robots se parezcan más a los seres humanos o a los animales, “hay que dejar a las máquinas evolucionar y aprender como a los niños”.

Sólo se me ocurre una cosa más…. espero que cuando los programen para tomar conciencia de sí mismas en otras actividades, lo hagan de algún ser superior a un humano…. una hormiga por ejemplo.

Fué hace ya unos 10 años cuando nació la idea de Rayamentes. Bajo la frase de F. Nietzsche “El relámpago y el trueno necesitan tiempo, la luz de las estrellas necesitan tiempo, los hechos necesitan tiempo, aún después de haberse realizado, para ser vistos y oidos”, seis jóvenes daban rienda suelta a sus ideas y pensamientos más profundos.

Es ahora cuando rescatamos el testigo y empezamos un nuevo proyecto bajo el mismo título y con la misma ilusión que entonces. Con permiso de las posibles mutaciones o transformaciones, el nuevo Rayamentes 2.0 dará salida a nuestras inquietudes y razonamientos mejor guardados en forma de posts.

Aprovecho también, ahora que puedo, para saludar desde aquí al resto de colaboradores del primer intento: Julitros, Fiwel, RobPerry y Gabrielo.