Archivos para la categoría: Sociedad

La computación cuántica, basada en las propiedades de las partículas a nivel subatómico, está estableciendo un nuevo horizonte en lo que se refiere a tratamiento de datos e información. Según ésta, una partícula, además de poder tomar los valores normales 0 y 1, se puede encontrar en superposición coherente, es decir, puede ser 0 y 1 a la vez (estados ortogonales de las partículas subatómicas). Esto puede resultar mucho más interesante de lo que parece a primera vista.

Partamos del experimento del gato de Schrödinger, en el que se nos propone un sistema formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato, una botella de gas venenoso, una partícula radiactiva con un 50% de probabilidades de desintegrarse en un tiempo dado y un dispositivo tal que, si la partícula se desintegra, se rompe la botella y el gato muere.

A simple vista, el gato, dependiendo de la probabilidad de desintegración de la partícula del 50%, puede estar vivo (“Gato vivo”) o muerto (“Gato muerto”). Resulta también evidente que, si no vemos el interior de la caja, nunca sabremos el estado en el que se encuentra, es decir, podríamos decir que el gato se encuentra en un estado de “Gato vivo/gato muerto”.

La única manera de conocer si el felino sigue gozando de buena salud o no es abrir la caja. En algunos casos nos encontraremos con un gato vivo y en otros, con uno muerto. Según Schrödinger, lo que ha ocurrido es que, al realizar la medida, el observador interactúa con el sistema y lo altera, “rompiendo” la superposición de estados, definiéndose el sistema en uno de sus dos estados posibles. Si nos aferramos al sentido común, resulta claro que el gato no puede estar vivo y muerto a la vez. Sin embargo, la mecánica cuántica garantiza que mientras nadie espíe el interior de la caja el gato se encuentra en una superposición de los dos estados “vivo/muerto”.

Lo realmente interesante se extrae cuando extrapolamos el experimento de Schrödinger a nuestra universo,  obteniéndo un resultado más que sorprendente. Estamos vivos y muertos a la vez hasta que nadie compruebe lo contrario. Es decir, nuestra realidad depende de la percepción que los demás tengan de nosotros. Es más, siendo observadores, podemos incluso abandonar el resultado, según lo cual nunca sabremos de la existencia o desaparición de algo o alguien.

Nos encontramos pues ante una paradoja existencial en la que sólo existimos para los demás. Todos pasamos de ser observadores a participantes dentro de la manifestación de nuestra propia realidad.

Es entonces cuando nos resulta completamente necesaria la definición de un nuevo concepto que nos diferencie al menos, de las partículas subatómicas. No sé si lo conocéis. La conciencia de nosotros mismos. Sin más.

Si habéis visto la película “300”, tal vez os sorprendió la escena dónde se explica el hecho verídico de cómo los espartanos se deshacían de manera cruel de aquéllos recién nacidos qué presentaban algún defecto o merma física, ya qué todo buen espartano que se preciase debía ser un guerrero nato, fuerte, de buena complexión, sin defectos que estorbasen su transformación de niño de teta a soldado implacable que daría su vida por la defender a su pueblo.

Qué crueldad ser arrojado por un tajo por haber tenido la mala suerte de haber nacido ciego, excesivamente delgado, prematuro, enfermo o por cualquier otro antojo del destino. ¡Griegos salvajes! cuna de la civilización occidental y a la vez máquinas sin corazón ni escrúpulos. Corrían otros tiempos también… año 600 antes de Cristo aproximadamente.

Hoy, en pleno siglo XXI, con una diferencia de unos 2600 años de evolución respecto aquellos crueles espartanos todo ha cambiado. En España, país del primer mundo, occidental, democrático, donde reina el respeto a los derechos humanos y toda esa verborrea y parafernalia, te enfrentas a un destino aún peor. La sinrazón.

Porque a partir de hoy, si eres un bebé español te enfrentas a ser tirado al cubo de la basura, no porque no cumplas con el baremo de haber nacido perfectamente sano, si no porque tal vez a tu madre, una niña de 16 años con espinillas le ha dado el punto de no querer tenerte, porque estorbas, te cagas, lloras, y comes mucho. O tal vez porque le vas a joder la vida y ya no podrá irse de juerga los fines de semana, o tal vez porque tendrá que buscar un trabajo y lo qué es peor, trabajar, para pagarte las papillas y pañales.

Excusas todas ellas, estúpidas, pero es mucho más cruel y surrealista todavía, porque realmente, no se necesita dar NINGUNA explicación, estúpida o inteligente, da igual, no importa un carajo, ya que antes de las décimo cuarta semana de gestación, vas al hospital y decides abortar porque el día de hoy cae en impar, y te lo tienen que aceptar, o tal vez porque tu horóscopo de Sagitario te dijo que era mal año para procrear, o porque lo ha dicho el pulpo Paul. Porque por supuesto, un feto de 14 semanas no es nada, está al mismo nivel que una piedra, un excremento de gaviota, un suspiro o una lata de calamares. ¿Por qué no íbamos a tirarlo por un tajo?

Después de reflexionar llegué a una conclusión, y es que lo tengo claro, si la reencarnación existe y tengo que volver a nacer, me pido Esparta 600ac!!! si no nazco que al menos sea por una razón, equivocada o no.